Ludikalia es un país que está habitado por unos seres muy especiales.

Todos viven por y para el juego, su única razón de existir. A todos les gusta jugar y lo hacen continuamente, así que saben mucho de juegos. Y claro, como en todas las cosas, cada uno tiene sus preferencias.

Por suerte están deseosos de compartir sus conocimientos y su pasión por el juego con todos aquellos que quieran escucharles. Y están encantados de enseñar su mundo a todos aquellos que quieran visitarlo.

Me estoy adentrando en su mundo de su mano. ¿Quieres acompañarnos?

Éstos serán nuestros guías:

 

Equinus H. Von Ludicus

Su preferencia son los juegos de estrategia. Le encanta darle al coco y lo hace realmente bien. En particular le gustan los juegos de dos jugadores, en los que poder medirse a un oponente y demostrar la superioridad de su intelecto con la victoria.

No sé si tiene mal perder, pues me aseguran que nunca le han visto hacerlo. Pero sí sé que tiene un buen ganar. En lugar de vanagloriarse de su triunfo, ayuda y enseña al perdedor. Imagino que para que la próxima partida le pueda suponer un mayor reto.

Sea como sea, esto se ha de aprovechar para mejorar. Y haremos bien en escuchar sus sabios consejos.

De su superioridad intelectual se deriva la ampulosidad de su lenguaje, pero nada más. Es, no te quepa duda, un buen tipo.

NOTA: Me dicen que la H de su segundo nombre significa Horse, pero por alguna razón, parece que no le gusta que eso se sepa.

 

 

Jok R. Ludik

Su preferencia son los juegos con un fuerte componente de azar. Le encanta confiar en la suerte y ella, coqueta, le suele sonreír. Pero no confía todo su juego a la diosa Fortuna, no. Utiliza con la misma maestría la memoria, la intuición y la picardía. Porque pícaro lo es un rato largo.

Es un crack. Enséñale un juego nuevo (si es que hay alguno que él no conozca ya) y en unos instantes le habrá dado la vuelta, lo habrá hecho suyo, y aprovechará cualquier pizca de azar en su favor.

Estamos de enhorabuena porque el bueno de Jok R. Ludik está dispuesto a compartir sus trucos. Y haremos bien en seguir sus consejos, sobretodo el que suela pecar de pardillo (y no miro a nadie).

Su filosofía se basa en que la suerte es para quien se la trabaja, para quien la busca de verdad. Así que ya sabes: el que busca… encuentra.

 

 

Dice & Twice Ludicados

Estos gemelos están un poco pirados. Esto se ha de decir.

Sus preferencias son los juegos de apuestas y de riesgo. Aquellos en que las ganancias pueden ser muchas y justificar la toma de decisiones arriesgadas.

Dicen que así se divierten y se sienten vivos. En realidad no les importa ganar o perder, lo que les gusta es jugar, llegar más lejos que nadie llevando los juegos al límite.

Si sigues sus consejos no es seguro que ganes. Es más, será más probable que pierdas. Que lo pierdas todo.

Pero sea como sea, seguro que serás el que se lo pase mejor, el que más se divierta.

Y eso… es muy importante.

 

 

Giocconda Ludicatta

La preferencia de Gio son los juegos de ambientación. Aquellos en los que te sumerges de inmediato en otra época, otro lugar, otra situación. Aquellos en los que cada detalle contribuyen a crear ambiente.

Así puede dar rienda suelta a su fantasía y actuar como lo haría otro, como interpretando un papel.

Aunque tanto fantasear y tanto imaginar hace que esté un poco p’allá, que esté siempre en las nubes quiero decir, a su bola. Pero es una tía genial.

El triunfo en el juego, claro está, tiene su importancia. Pero lo realmente relevante para ella es el desarrollo, no el fin. Es pasarlo bien en el universo cerrado de ese juego.

Es, en definitiva, sentir, vivir y vibrar con las situaciones y acontecimientos que el juego depara.

Y no estaría mal seguir sus pasos en más de una ocasión. No estaría nada mal.

 

 

Timoteo Jogo

La preferencia de Jogo Team (como le gusta que le llamen) son los juegos cooperativos. Parece que no le gusta hacer nada solo, siempre busca alguien con quién debatir y calibrar las situaciones. Y gusta de las acciones consensuadas.

Ningún problema es demasiado complicado, ni ninguna situación tan desesperada como para que un buen trabajo en equipo no pueda superarla. Eso es lo que siempre dice.

No le gusta ser líder, ni que nadie lo sea, puesto que entonces el juego se reduciría a un jugador con ayudantes. Y eso no.

Pero en cambio, sabe asumir el liderato en un momento de crisis y aceptar el de otro cuando es necesario. Así, alternando papeles y compartiendo riesgos.

Nada le hace más feliz que superar una crisis en grupo. La victoria del equipo.

 

 

Mr. Ygnotus Spiel

Sin duda, Mister Y prefiere los juegos deductivos. No hay enigma lo suficientemente misterioso ni misterio lo suficientemente enigmático que él no pueda resolver.

Investigar, reunir pruebas y resolver misterios. Con paciencia y perspicacia. Eso es lo suyo.

Nadie lo hace mejor que él y eso lo ha convertido en un personajillo creído y pagado de sí mismo. Pero ¡qué se le va a hacer! Cada uno es como es.

No obstante, su tono pedante queda ampliamente superado por su sapiencia y sus exitosos métodos deductivos.

Escúchale y aprenderás.

Y cuando te feliciten por tus métodos de recogida de evidencias y tus acertados resultados deductivos, respóndeles: ¡Tuve un buen maestro!

 

 

Animus Jocandi

Animus Jocandi es un pillo. Un pícaro y astuto pillo.

Le va todo tipo de juegos, siempre que pueda hacer de las suyas: fastidiar a alguien.

Porque eso le gusta más que ganar. 

Disfruta con la cara de contrariedad de aquél que lleva tres turnos preparando la jugada maestra, cuando él se la desactiva como si nada. Disfruta con la cara de tonto que se le queda al que finalmente descubre que le ha estado engañando desde el principio para al fin traicionarle. Disfruta con la cara de sorpresa de aquél que dominaba sobradamente la partida cuando pone en juego el efecto que le deja prácticamente en paños menores. Disfruta… en fin, que disfruta.

Se nota en los ojos que le brillan y en su sonrisa que le cruza la cara de oreja a oreja. Para el es… es… como un orgasmo.

Con esta descripción parece un indeseable ¿no? Pues nada más lejos de la realidad. Es el tipo que anima realmente las partidas. El que hace que todos tengan puestos sus cinco sentidos en el juego. Aquél que valora el buen hacer del que es capaz de fastidiarle a él.

Es el rey de la “interacción conflictiva”. El rey del puteo.

 

 

Ludicia Ludikalia

He aquí la monarca del reino. Ludicia Ludikalia I, “La Congregadora”.

En la foto ha salido un poco triste porque en ese momento estaba algo sola. Y a ella le encanta estar rodeada de sus súbditos.

Le encantan las reuniones familiares, de amigos… y se lo pasa de miedo si la reunión es en torno a una mesa de juego, por supuesto. Por ello siempre se alegra de que un buen número de jugadores comparta un juego. Y que se diviertan, y que se hagan la puñeta, y que hagan un poco el burro. Y que se rían. Sobre todo que se rían.

Claro que no todos los juegos son aptos para inflar el número de jugadores. Y eso, a veces, le cuesta entenderlo. Pero es de buen conformar: si hoy no hay suficiente gente, quizá mañana sí, dice con buen humor. ¡No se podría esperar otra cosa de un lugar en el que se pasan la vida jugando!

Por si no ha quedado claro, sus preferidos son los juegos llamados party-games. O sea, juegos de fiesta.

 

 

Ludoss Habilis

La preferencia de Ludos son los juegos de destreza, rapidez, coordinación de movimientos, concentración…

Es el típico tío al que se le da bien todo tipo de actividad física: es rápido, certero, hábil, tiene sentido del equilibrio y es capaz de abstraerse y concentrarse cuando es necesario.

¡Y tiene una memoria visual de escándalo!

Cuando no ves la manera de jugar tu turno, él lo resuelve como si nada; si actúas rápido, él lo es más que tú; si no puedes concentrarte él lo hace; si no encuentas el equilibrio, él se mantiene firme…

¡Y encima se jacta de ello!

Es… cómo decirlo… un poco insufrible.

 

 

Negotia Bisnes

A Negotia le va la negociación, como su propio nombre indica. Y le encantan los negocios.

Y le encantan porque sabe negociar como nadie y siempre obtiene los máximos beneficios. Porque es muy listo. Y tiene una habilidad especial para gestionar sus recursos.

¿Que cómo lo hace? Él es así. Ni siquiera parece consciente de su habilidad negociadora y su capacidad para generar riqueza. Actúa y gana. Así de simple.

Si quieres obtener unos mejores resultados en tus negociaciones y obtener más beneficios, harías bien en ir atendiendo sus consejos.

Los da gratis… de momento.